Una voz entre la multitud..., la mía, que te deja aqui sus palabras para ti...

Desde este pequeño espacio espero poder mostrar cosas de mi.., espero poder hacer que incluso en la distancia vayais sabiendo quien soy y como soy. La vida aporta muchas cosas y tambien la opción de crear espacios como este.. donde ser una voz entre la multitud... Espero que alguien la oiga y aprecie sus palabras...

sábado, 9 de enero de 2010

365...


365...

Una cifra que podría no ser nada, pero que sin duda todos asociamos con algo.. y ese algo es el tiempo que dura un año, son los días que se recorren para que un año nazca, crezca y muera. Son un conjunto de muchas horas que vivir, que compartir, que sentir...

365...

Es lo que queda frente a nosotros, 365 días para que este año recién nacido nos aporte algo y nos haga ver si al final la vida es igual o si tan sólo ha sido un año mas que ha pasado por nuestra historia. Esa historia que para unos es mas larga que para otros, pero que sin duda es la que ha conformado nuestras vidas, pero que también sin duda es una historia viva y por ello... sigue escribiéndose y en este año 2010, un nuevo capitulo de la misma esta siendo redactado...

365...

Esos son los días que marcan un año, aunque ya algunos han pasado, pero no por ello dejamos de desear que este año sea "el año". Ese en que aquello que queremos, que soñamos, que queremos que deseamos suceda o siga sucediendo, porque nunca dejo de pensar que hay gente que ya ha alcanzado ese sueño deseado y que lo que desea ahora en este año y en los venideros es que su sueño perdure en el tiempo...

365...

Y ese número tal vez sea también el número de deseos que se formulan cuando el año llama a la puerta para iniciar su camino. Aunque seguramente... ya hoy, pasados unos días del año ya ni siquiera recordamos que deseamos en aquel momento en que las campanadas decían adiós a 2009 y bendecían la llegada de 2010. O también es posible que ni siquiera deseásemos algo, porque al final.. los deseos no se cumplen y por ello dejamos de desear, dejamos de soñar, dejamos de creer en que algo puede pasar, en que algo puede cambiar, en que algo... esta por llegar...

365...

Y es verdad que cuando me di cuenta que tenía esos día frente a mi para vivir un nuevo año, nada pasó por mi mente, porque como tantos otros la ilusión de esperar un deseo se me ha ido desvaneciendo, aunque... ¿por qué no creer en ella?, ¿por qué no volver a recuperar eso que nos acompañaba cuando eramos mas niños, mas jóvenes?, ¿por qué no dejar que de nuevo los deseos y las ilusiones asalten nuestra mente?, ¿por qué no creer de nuevo que todo puede suceder?...

365...

Un número recurrente que todos conocemos, asociamos y sabemos, porque cada año (con excepción de esos maravillosamente caprichosos años bisiestos), vuelve a llegar a nuestras vidas para regalarnos 365 días llenos de posibilidades, 365 días llenos de nuevas sensaciones, 365 días aún por escribir. Dejemos que los días avancen creyendo en lo que nos aportarán, en lo que nos regalarán..., porque aunque a veces no lo sepamos ver, la vida es un regalo y ese regalo llamado vida nos ha vuelto a dejar frente a nosotros 365 días para que vivamos ese regalo y sepamos valorarlo, apreciarlo, quererlo y compartirlo...

365...

Si, esa noche no deseé..., esa noche en que nació el 2010 no soñé con que durante esa cifra recurrente de días mi vida iba a cambiar o podía cambiar, pero hoy, mientras dejo que mis dedos plasmen pensamientos en palabras, siento que... ¿por qué no?. Y mi respuesta es que SI, que hay que desear, que hay que tener ilusiones, que hay que creer que en ese regalo de vivir aún nos queda mucho para disfrutar, mucho para sentir, mucho para compartir. Y desde hoy en adelante, mientras los 365 días avancen cada día amaneceré pensando que este año, mi vida mejorará, porque aunque no sepa que..., algo sucederá, algo cambiará o algo se reafirmará, pero que..., sea lo que sea , sea como sea..., daré las gracias a la vida por darme un día y más y durante unos nuevos 365 días la oportunidad de seguir soñando, de seguir deseando, de seguir creyendo...

365...

Han pasado pocos de esos días pero... ya tengo un motivo para dar las gracias, para ver que mi renovada "fe" en creer que las ilusiones han de seguir vivas, esta muy justificado... Y mi motivo es comprobar como volviendo de un pasado olvidado, de una casi adolescencia enterrada, el año que se fué me devolvió personas que nunca mas pensé volverían a mi vida... y en este año recién nacido, una de esas personas me ha sacado de mi letargo y me ha hecho sentir que había que plasmar en palabras la ilusión por volver a tener ilusión... ¡¡Gracias Ana!!...




1 comentarios:

Publicar un comentario

Suscribirse a Enviar comentarios [Atom]

<< Página principal